Razones para no tener un smartphone


Muchas personas, especialmente aquellas que nunca vivieron con smartphones, prefieren comprar celulares pequeños que sólo tengan lo esencial y nada más. Aunque los celulares, mucho más si son inteligentes, han servido mucho para que nuestra comunicación progrese, acortando distancias y el tiempo, es totalmente irónico que algo que se inventó para mejorar la comunicación la esté empeorando cada vez más: nadie mira a los ojos, las charlas en persona se interrumpen con un simple aparatito, pasamos más tiempo con el móvil que con nuestros seres queridos. Por eso, si nos detenemos a pensar, hay muchas razones para no tener un smartphone y hoy las vamos a enumerar.

Desventajas de los smartphones

Siendo un blog de tecnología, hemos analizado si es mejor Android que iOS, o también las razones para comprar un Android Puro, entre otras cuestiones. Parece medio extraño que nos detengamos a hablar de los motivos para no tener un smartphone, porque básicamente los smartphones nos dan trabajo, pero hay que ser seres racionales y admitir que hay muchas cosas que estamos haciendo mal.

El problema no está en responder un mensaje cuando estamos visitando a nuestros seres queridos, en una reunión, o en donde sea. El problema está cuando el celular nos saca totalmente de contexto: pasamos más de 10 minutos mirando la pantalla, NO RESPONDEMOS CUANDO NOS HABLAN (esto me molesta particularmente, me parece una total falta de respeto), o nos reímos descaradamente mientras la otra persona no tiene ni idea de lo que estamos viendo o leyendo. Si tenemos en frente a alguien, ¿qué necesidad hay de conversar con alguien detrás de la pantalla? La conversación real pasa a un segundo plano y, al fin y al cabo, la utilidad del smartphone se utiliza para algo que sólo nos perjudica (como los humanos tenemos la costumbre de hacer).

Cómo vivir sin smartphone

Vamos a admitir que dejar el smartphone puede perjudicarnos en algunas situaciones. Pero si hubo personas que convivieron sin siquiera un mísero teléfono fijo, o fax, o lo que sea, no es imposible vivir sin smartphone. Ojo, no decimos que tienen que dejarlo, sólo vamos a demostrarles que no es imposible y que podemos reflexionar un poco más para ir cambiando de a poco y moderando el uso de los móviles.

  • Círculo vicioso: todos los años tenemos al menos 300 opciones nuevas en el mercado. Si compramos un móvil, al otro año ya es obsoleto porque quedó totalmente atrasado en tecnología comparados con los nuevos modelos. Así que tenemos que vender el que teníamos, volver a ponernos en gasto para comprar uno nuevo y mejor, y así sucesivamente. Nunca es suficiente para el mercado.
  • Contaminación: la basura electrónica es lo que más contamina, y ya existen más de 500 millones de toneladas en todo el mundo, lo que va directo al mar. El destino de todo teléfono es terminar en la basura, incentivado por el punto anterior, ya que tarde o temprano va a ser totalmente obsoleto y no va a servir ni para revenderlo.

Uso desmedido del celular

  • Son una total pérdida de tiempo: toda actividad que hagamos se ve atrasada por el uso del smartphone. Estudiamos y revisamos el celular cada 20 minutos por lo menos, trabajamos y hacemos lo mismo, muchas veces quizás tenemos un desliz y pasamos media hora con el móvil sin hacer nada. Podemos usarlo para comunicarnos cuando realmente es necesario, pero la mayor parte de las veces se convierte en una distracción.
  • Implican gran gasto de dinero: dinero para comprarlo, dinero para el crédito, dinero para conexión a Internet, dinero para arreglos, dinero para aplicaciones, dinero para accesorios. Sacar la cuenta de lo que hemos gastado en nuestro aparatito es una de las mejores formas de dejar el vicio.





» »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *