¿Qué partes de un automóvil son hackeables?


Así como día a día avanza la tecnología, también avanza el “crimen tecnológico”, y lamentablemente cada vez somos más vulnerables a los virus en los smartphones, por ejemplo, o en todo dispositivo tecnológico que implique estar conectados a Internet. Porque cada cosa tiene su lado bueno y su lado malo, e Internet no es la excepción a la regla. La industria del automóvil, por otro lado, se está acercando mucho a los software, gadgets, etc. Y aunque parezca loco, un auto moderno también puede ser intervenido por los criminales tecnológicos. Para que sepas más sobre ésto, hoy te contamos qué partes de un automóvil son hackeables.

Qué partes de un automóvil son hackeables

La industria del automóvil parece ser la principal beneficiaria en el avance tecnológico. Los vehículos más modernos incorporan cada vez más componentes tecnológicos para que, lo que llamamos experiencia de usuario, sea más confortable y más eficaz. Se añaden cuestiones para seguridad y entretenimiento que en los autos clásicos no podíamos disfrutar. Queda en ustedes decidir qué tipo de auto prefieren.

Ahora bien, la seguridad es un asunto central para quienes desarrollan los ordenadores y gadgets, ya que cada vez somos más vulnerables a los ataques cibernéticos. En este contexto, Intel y McAfee se complotaron para redactar un documento dedicado a los fabricantes de automóviles, para ayudarlos a tomar más precauciones al momento de diseñar nuevas tecnologías. Ahora sí, les contamos qué partes de un auto se pueden hackear.

– Conectar el auto con el smartphone puede ser aprovechado para lanzar un ataque cibernético al automóvil

– Las apps remotas para accionar características del coche, como sistemas de audio o entretenimiento

– Airbag ECU. Un elemento particularmente sensible, más que nada por las consecuencias que puede generar que se active el airbag en plena conducción.

– OBD II. Se trata de un puerto de datos que también puede ser afectado

– USB, una característica bastante reciente en los vehículos. Es más complicado porque el hacker tendría que llegar hasta el panel electrónico del automóvil para intervenirlo.

– Bluetooth. Otra de las características que puede ser intervenida para romper la seguridad de los protocolos.

– Acceso “manos libres” y sin llaves. Sistemas bastante prácticos que permiten acceder al vehículo y arrancarlo sin el uso de llave. pero también bastante vulnerables.

– Apertura remota de puertas, donde interviene una aplicación y por ende es posible hackearla.

– Sistema de control de presión de los neumáticos. Estos sensores también incorporan protocolos que pueden ser atacados.

– Centralita del motor del coche. Funcionan junto con la transmisión con componentes electrónicos vulnerables.

– Sistemas de frenado y dirección. En algunos modelos, estos sistemas funcionan de manera autónoma. Pueden ser intervenidos.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *