Pasos para aprender cualquier idioma


traduction - pays étrangersMuchos quizás no ven los beneficios de poder hablar distintos idiomas, o aunque sea entenderlos un poco. La verdad es que el idioma es la mejor herramienta de comunicación, y nos abre muchas puertas en cuanto a lo laboral, o en el caso que viajemos a otros países. Si queres saber cómo aprender idiomas de modo que te resulte más sencillo, te contamos que existen muchas herramientas en Internet para lograrlo; pero además, aunque no lo creas, podemos seguir algunos pasos para aprender idiomas, algo que muchas personas que hablan muchas lenguas recomiendan.

A continuación enumeraremos varios consejos para aprender idiomas que te permitirán desarrollar varios de ellos y ponerlos en práctica en poco tiempo.

Fijar objetivos: puede parecer obvio, pero si no tenemos un buen motivo para aprender idioma, es muy probable que se acabe nuestra motivación. Lo importante es pensar todo el tiempo en los resultados que obtendremos una vez aprendido el idioma para poder comprometernos al máximo.

Enfocarse al máximo: no importa las herramientas que uses, lo que importa es la práctica. Debe ser todos los días. Una buena idea es utilizarlo a lo largo del día para distintas situaciones, como por ejemplo escribir algún texto en el idioma, hablar solo utilizando las palabras que conocemos, escuchando canciones de esa lengua, mirando películas, etc.

Pensar en otro idioma: una de las cosas más difíciles de hablar otro idioma es adaptarlo a nuestros pensamientos, es decir, poder pensar en otro idioma. Como ya estamos acostumbrados a hacerlo en nuestra lengua natal, despegarnos de eso es realmente costoso. Por este motivo es muy importante la práctica, poder desarrollar charlas o monólogos pensados en otro idioma.

Encontrar a un compañero: conseguir a una persona que tenga la misma motivación que vos para aprender un idioma es una excelente herramienta. Dicen que dos cerebros piensan mejor que uno, y la verdad es que aprender un idioma junto con alguien permite tener a alguien para hablar y para repasar lo aprendido, además de empujarse mutuamente para no perder la motivación.

Desarrollar conversaciones: en este caso, es mucho más importante la práctica que la teoría. De pequeños no nos enseñan a hablar utilizando reglas del lenguaje y propiedades, sino que nos hablan directamente para que entendamos. La parte más importante de aprender un idioma es llevarlo a la vida cotidiana. Para eso, existen varios portales donde podemos conversar con gente que tiene como lenguaje natal el que estás aprendiendo, o mucho mejor si tenés acceso a alguien extranjero que viva en tu ciudad. También, como ya dijimos, es bueno escribir textos, escuchar canciones, mirar películas, etc.

Divertite: busca alguna forma creativa y que te llame la atención para practicar el idioma. Adapta tus pasatiempos o gustos para poder aplicar lo que has aprendido de manera divertida.

Aprender como un niño: ya todos sabemos que cuando somos niños nos cuesta mucho menos aprender que siendo adultos, pero esto depende más de la disposición de uno que de capacidades físicas. Distintas actitudes ‘infantiles’ como la falta de conciencia de la posición de uno mismo, el deseo de jugar y experimentar con el idioma y estar dispuesto a cometer errores, son formas de aprender mejor. Aprender un idioma implica actuar con total libertad.

Salir de la zona de confort: todos nos equivocamos, y aprendiendo un idioma podemos arriesgarnos a ponernos en situaciones embarazosas, pero es la única manera con la que podemos aprender: equivocándonos. Por eso es tan importante hablar con gente que maneje el idioma que estás aprendiendo, ellos entenderán que no lo manejas a la perfección y podes cometer errores. Comportate de manera natural y cotidiana al momento de utilizarlo.

Escuchar: en todo sentido de la vida, lo mejor es escuchar primero, pensar después y por último hablar. Los idiomas suenan raros al principio, pero escuchando a personas que lo manejan te será más fácil entenderlo. Esto juega un papel muy importante en la pronunciación y la tonalidad de cada idioma, poco a poco irás aplicándolo inconscientemente.

Relajate: no hay que desesperarse, cada uno tiene su ritmo. Habla solo si no queres hacer ‘públicos’ tus errores al momento de practicar, date tu tiempo y seguí insistiendo hasta que puedas manejarlo a la perfección.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *